"No es verdad. El viaje no acaba nunca. Sólo los viajeros acaban...El fin de un viaje es sólo el inicio de otro. Hay que ver lo que no se ha visto, ver otra vez lo que ya se vio, ver en primavera lo que se ha visto en verano, ver de día lo que se vio de noche, con el sol lo que antes se vio bajo la lluvia, ver la siembra verdeante, el fruto maduro, la piedra que ha cambiado de lugar, la sombra que aquí no estaba. Hay que volver a los pasos ya dados, para repetirlos y para trazar caminos nuevos a su lado. Hay que comenzar de nuevo el viaje. Siempre. El viajero vuelve al camino."

José Saramago


Todas las fotografías que aparecen en este blog sin el crédito correspondiente han sido tomadas por el autor.

www.esmeraldatorres.com

jueves, 21 de febrero de 2013

Pájaro

Antes de ir a dormir, cientos de pájaros se reunen en los carrizales del campo y realizan su danza. Al principio son unos cuantos, pero después van llegando más y más y se suman a la gran masa negra que vuela por el cielo. Alcanzo a oir sus aleteos, vuelan sobre mi cabeza, cierro mis ojos y me uno también a ellos.






Gracias Jen por mostrarme este lugar. San Miguel de Allende. Guanajuato. 

6 comentarios:

ALITA: dijo...

wow!! que mágico debe ser mirarlos desde cerca!! :)

ToTo dijo...

Que imagen maravillosa!! Me imagino lo hermoso de la contemplación.
Abrazo de colores.
ToTo

camino roque dijo...

me has hecho recordar:
murmuration en vimeo
http://vimeo.com/31158841

Esmeralda dijo...

Madre mía Esmeralda!!!!! estas fotos son increíbles a la vez que preciosas. No me extraña que cerraras los ojos y fueras con ellos...

Debe ser un lugar de ensueño
Un gran abrazo amiga y muchos, muchos besos

Miguel Bueno Jimenez dijo...

En Málaga, los estorninos forman nubes espectaculares que giran y cambian de rumbo todos a la vez. Al atardecer sobrevuelan la ciudad, buscando los dormideros en los árboles del parque.
Todo un espectáculo.

Abrazos
Piedra

Esmeralda dijo...

Diría que yo te había comentado Esmeralda , si no es así, algo pasó.
Yo los oigo , oigo su griterío pero no los veo en bandadas como lo has hecho tu.
Un gran abrazo
Esmeralda